Laurel de Flor, no se lo comen los conejos